jueves, 15 de mayo de 2008

CAPITULO 5

 

LESIONES DE TEJIDOS OSTEOARTICULARES

 

Definición Síntomas Tratamiento Prevención

 

Lesiones en los Huesos

Fracturas

Luxaciones

Esguince

Desgarro Muscular

Señales Generales

Atención General

Recomendaciones para el tratamiento

Atención a fracturas específicas
clavícula, brazo, antebrazo, mano, cadera, muslo, rodilla, pierna, pie, esguince y desgarre, mandíbula.

Atención a fracturas específicas
cráneo, columna vertebral, costillas, calambres, medidas preventivas.

 

LESIONES EN LOS HUESOS Y ARTICULACIONES


Las lesiones de los huesos, articulaciones y músculos ocurren con frecuencia. Estas son dolorosas pero raramente mortales; pero si son atendidas inadecuadamente pueden causar problemas serios e incluso dejar incapacitada la víctima.

 

Las principales lesiones que afectan a los huesos, tendones, ligamentos, músculos y articulaciones son:

 

Ø      Fracturas,

Ø      Esguinces,

Ø      Luxaciones,

Ø      Calambres y desgarros.

 

A veces es difícil distinguir si una lesión es una fractura, una luxación, un esguince, o un desgarro.

 

Cuando no este seguro acerca de cual es la lesión, trátela como si fuera una fractura.

 

FRACTURAS


Ocurre cuando un hueso se rompe total o parcialmente. Puede causarla una caída, un golpe fuerte y, a veces un movimiento de torsión (contracción violenta de un músculo). La mayoría de las veces se requiere una fuerza considerable para que un hueso se rompa, pero en niños y ancianos los huesos son mas frágiles, razón por la cual son más frecuentes las fracturas en estas personas.

Estas lesiones solamente pueden poner la vida en peligro si van acompañadas de hemorragia arterial o si comprometen el sistema nervioso, produciendo parálisis como en las fracturas de la columna vertebral.

 

Las fracturas pueden ser:

 

FRACTURA CERRADA: Es aquella en la cual el hueso se rompe y la piel permanece intacta.

 

FRACTURA ABIERTA: Implica la presencia de una herida abierta y salida del hueso fracturado al exterior.


Ejemplo:

 

Cuando un brazo o una pierna se dobla de tal manera que el hueso termina perforando la piel. Las fracturas abiertas son las mas peligrosa; estas conllevan el riesgo de infección y de hemorragia.

 

Las fracturas además pueden ser:

 

MULTIPLE O CONMINUTA: Cuando el hueso se rompe en varias fracciones, denominadas esquirlas.

 

INCOMPLETA: Fisura o un leño verde cuando la ruptura del hueso no es total.

 

LUXACIONES


Las LUXACIONES generalmente son más obvias que las fracturas. Una luxación se observa cuando un hueso se ha desplazado de su articulación. Este desplazamiento es causado, generalmente, por una fuerza violenta que desgarra los ligamentos que mantiene los huesos en su sitio.


Cuando un hueso se sale de su sitio la articulación deja de funcionar. El hueso desplazado a menudo forma una hinchazón, una prominencia, o una depresión, que normalmente no esta presente.

Las articulaciones más afectadas son: hombro, codo, cadera, rodilla, tobillo, dedo pulgar, dedo grueso del pie y mandíbula.

 

En caso de accidente automovilístico es frecuente la luxación de las vértebras cervicales.

 

ESGUINCES

 

Cuando una persona se tuerce una articulación, los tejidos (músculos y tendones) que están bajo la piel, se lastiman.

La sangre y los fluidos se filtran a través de los vasos sanguíneos desgarrados y ocasionan inflamación y dolor en el área de la lesión.


Un esguince serio puede incluir una fractura o luxación de los huesos de la articulación. Las articulaciones que se lastiman con mas facilidad son las que se encuentran en el tobillo, codo, la rodilla, la muñeca y los dedos.

 

Es posible que la víctima no sienta mucho dolor t continúe sus actividades normalmente, con esto se retarda la recuperación de la articulación y se puede producir una lesión mayor.

 

DESGARROS MUSCULARES


Un desgarro muscular ocurre cuando los músculos o tendones se estiran y se desgarran. Las distensiones a menudo son causadas al levantar algo pesado o al forzar demasiado un músculo. Generalmente afectan a los músculos del cuello, la espalda, los muslos o la parte posterior de la pierna (la pantorrilla). Algunas distensiones pueden volver a ocurrir, sobre todo las que ocurren en el cuello o la espalda.

 

SEÑALES GENERALES


A menudo no es posible, determinar si se trata de una lesión en un músculo, hueso o articulación; sin embargo, algunas señales pueden darle indicios. La determinación del tipo de lesión y su gravedad, generalmente se hacen por medio de las radiografías.

 

ATENCION GENERAL


Si sospecha que hay lesión grave en un músculo, hueso o articulación INMOVILICE (entablille), la parte lesionada, mientras la víctima es trasladada a un centro asistencial.

 

Para realizar la inmovilización del área lesionada, es necesario que usted tenga lo siguiente:

 

Ø      Férulas Rígidas: Tablas, Cartón;

 

Ø      Férulas Blandas: Manta doblada, almohada;

 

Ø      Vendas triangulares, o elementos para amarrar o sostener como: tiras de tela, corbatas, pañuelos, pañoletas.

 

CABESTRILLO: Es un elemento fundamental para la inmovilización de los miembros superiores cuando existe fractura, luxación o esguince.
Además de inmovilizar, es muy útil para elevar la zona lesionada disminuyendo la inflamación y el dolor. Generalmente se elaboran con tela o interlon.

  

Si no se dispone de vendas triangulares, se pueden improvisar cabestrillos diversos para sostener una extremidad.

 

Ø      Doble el extremo inferior de la chaqueta o camisa del accidentado y sujételo a la tela con un gancho.

 

Ø      Sujete la manga de la extremidad lesionada a la camisa.

 

Ø      Utilice una bufanda, correa o corbata para sostener la extremidad.

 

RECOMENDACIONES PARA EL TRATAMIENTO


AL INMOVILIZAR cualquier tipo de lesión que comprometa hueso, articulación o músculo, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

Ø      Retire la víctima del lugar del accidente, si hay peligro.

 

Ø      Realice una valoración primaria de la víctima identificando si esta consciente o inconsciente, si esta respirando y tiene pulso o esta sangrando abundantemente. Estas lesiones generalmente ocasionan shock, como consecuencia del dolor y de la hemorragia que las acompaña.

 

Ø      Realice la valoración secundaria e identifique el tipo de lesión para hacer la inmovilización.

Ø      Verifique si hay sensibilidad en el miembro lesionado, temperatura y coloración de la piel. Si el calzado le impide revisar la temperatura y el color de la piel, limítese a comprobar la sensibilidad.
 

Ø      Evite retirarle el calzado, al tratar de hacerlo se producen movimientos innecesarios que pueden ocasionar más daño.

 

Ø      Si hay fractura abierta controle la hemorragia, cubra la herida sin hacer presión sobre ella, luego haga la inmovilización y eleve el área lesionada. Si los métodos anteriores no logran controlar la hemorragia, haga presión sobre la arteria braquial,

Ubicada en la cara interna en el tercio medio del brazo o en la arteria femoral,

En la ingle, según se trate de hemorragia en brazo, antebrazo, mano o hemorragia en el muslo, pierna o pie.

 

Ø      Controle la Hemorragia ejerciendo presión a lo largo del hueso.

 

Ø      Coloque cuidadosamente un trozo de gasa sobre el hueso y sosténgala mediante una almohadilla circular elaborada con una venda.

 

Ø      Fije la gasa con un vendaje sin hacer presión.

 

Ø      Inmovilice y eleve el área lesionada.

 

Ø      Si la hemorragia continúa haga presión en la arteria femoral.

 

Ø      Si la lesión esta acompañada de otras mas graves, como dificultad respiratoria, quemaduras, atiéndalas antes de inmovilizar.

 

Ø      Acolchone el material rígido, utilizando toallas, algodón o espuma, para evitar lesiones en las articulaciones. Así mismo se deben proteger las prominencias óseas de rodillas, tobillos, codos y las áreas expuestas a presión como la axila, el pliegue del codo y la región genital.

 

Ø      Al inmovilizar, sostengan el área lesionada por ambos lados del sitio de la lesión. No trate de colocar el hueso en la posición original, evite retirar el calzado; al tratar de hacerlo se produce movimientos innecesarios que pueden ocasionar más daño.

Ø      Coloque varias vendas triangulares dobladas en forma de corbata. Desplácelas utilizando los arcos naturales debajo del tobillo, rodilla, cintura, cuello.

 

Ø      Coloque las férulas (tabla, cartones), de tal manera que abarquen las articulaciones que están por encima y por debajo de la fractura.

Ejemplo:

 

Cuando sospeche fractura de codo, inmovilice hombro y muñeca.

 

Ø      Ate las vendas firmemente. no amarre sobre el sitio de la fractura, los nudos deben quedar hacia un mismo lado.

 

Ø      Vuelva a verificar si hay sensibilidad, la temperatura y la coloración de la piel.

 

Ø      Si el calzado le impide revisar la temperatura y el color de la piel, limítese a comprobar la sensibilidad.

Ø      No de masaje, ni aplique ungüentos o pomadas.

 

Ø      De tratamiento para shock.

 

Ø      Llévela al centro Asistencial más cercano.

 

Atención a fracturas específicas

 

Clavícula, brazo, antebrazo, mano, cadera, muslo, rodilla, pierna, pie, esguince y desgarre, mandíbula.

 

TRATAMIENTO EN AREAS ESPECIFICAS DEL CUERPO

 

Definición Síntomas Tratamiento Prevención

 

Fractura de Clavícula

Fractura de Brazo

Fractura de Antebrazo

Fractura de Mano y Dedos

Fractura de Cadera (pelvis)

Fractura de Muslo (fémur)

Fractura de Rodilla

Fractura de Pierna (tibia - peronéGuiño

Fractura de Tobillo y Pie

Esguince y desgarro Muscular

Fractura de Mandíbula

Atención a fracturas específicas
cráneo, columna vertebral, costillas, calambres, medidas preventivas.

 

FRACTURA DE CLAVICULA

 

Ø      Coloque el brazo sobre el pecho, con la mano hacia el hombro contrario a la lesión.

 

Ø      Coloque un cabestrillo compuesto utilizando lo que tenga a la mano (pañoleta, cinturón, corbata, camisa).

 

FRACTURA DE BRAZO

 

Tags: auxilios

Publicado por gtorres7miarroba.com @ 20:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios